37 —¿Dónde, Señor? —preguntaron.—Donde esté el cadáver, allí se reunirán los buitres —respondió él.