31 Y si alguien les pregunta: “¿Por qué lo desatan?”, díganle: “El Señor lo necesita”».