25 Ahora bien, en Jerusalén había un hombre llamado Simeón, que era justo y devoto, y aguardaba con esperanza la redencióna de Israel. El Espíritu Santo estaba con él