26 y le había revelado que no moriría sin antes ver al Cristo del Señor.