22 A la verdad el Hijo del hombre se irá según está decretado, pero ¡ay de aquel que lo traiciona!