29 Por eso, yo mismo les concedo un reino, así como mi Padre me lo concedió a mí,