34 —Padre —dijo Jesús—, perdónalos, porque no saben lo que hacen.aMientras tanto, echaban suertes para repartirse entre sí la ropa de Jesús.