46 —No, alguien me ha tocado —replicó Jesús—; yo sé que de mí ha salido poder.