48 —Hija, tu fe te ha sanado —le dijo Jesús—. Vete en paz.