8 »¿Acaso roba el hombre a Dios? ¡Ustedes me están robando!»Y todavía preguntan: “¿En qué te robamos?”»En los diezmos y en las ofrendas.