12 En seguida el Espíritu lo impulsó a ir al desierto,