22 En fin, ninguno de los siete dejó descendencia. Por último, murió también la mujer.