39 Y el centurión, que estaba frente a Jesús, al oír el grito ya ver cómo murió, dijo:—¡Verdaderamente este hombre era el Hijob de Dios!