23 El que tenga oídos para oír, que oiga.