2 y vieron a algunos de sus discípulos que comían con manos impuras, es decir, sin habérselas lavado.