30 Jesús les ordenó que no hablaran a nadie acerca de él.