28 —Señor, si eres tú —respondió Pedro—, mándame que vaya a ti sobre el agua.