27 Pero Jesús les dijo en seguida:—¡Cálmense! Soy yo. No tengan miedo.