18 Jesús reprendió al demonio, el cual salió del muchacho, y este quedó sano desde aquel momento.