9 Mientras bajaban de la montaña, Jesús les encargó:—No le cuenten a nadie lo que han visto hasta que el Hijo del hombre resucite.