7 Pero Jesús se acercó a ellos y los tocó.—Levántense —les dijo—. No tengan miedo.