68 y decían:—A ver, Cristo, ¡adivina quién te pegó!