50 Entonces Jesús volvió a gritar con fuerza, y entregó su espíritu.