52 Se abrieron los sepulcros, y muchos santos que habían muerto resucitaron.