48 Por tanto, sean perfectos, así como su Padre celestial es perfecto.