17 Pero tú, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara