30 Y recobraron la vista. Jesús les advirtió con firmeza:—Asegúrense de que nadie se entere de esto.