4 Y unos a otros se decían: «¡Escojamos un cabecilla que nos lleve a Egipto!»