31 El esposo quedará exento de culpa, pero la mujer sufrirá las consecuencias de su pecado».