8 Mientras dure el tiempo de su consagración al SEÑOR, se mantendrá santo.