2 y ahora vienen a suplicarme:“¡Dios de Israel, te conocemos!”