18 Al orgullo le sigue la destrucción;a la altanería, el fracaso.