21 Al sabio de corazón se le llama inteligente;los labios convincentes promueven el saber.