25 No le creas, aunque te hable con dulzura,porque su corazón rebosa de abominaciones.a