20 ¿Por qué, hijo mío, dejarte cautivar por una adúltera?¿Por qué abrazarte al pecho de la mujer ajena?