29 Pues tampoco quien se acuesta con la mujer ajenapuede tocarla y quedar impune.