3 entonces has caído en manos de tu prójimo.Si quieres librarte, hijo mío, este es el camino:Ve corriendo y humíllate ante él;procura deshacer tu compromiso.