12 Concluimos, pues, que la ley es santa, y que el mandamiento es santo, justo y bueno.