5 Porque cuando nuestra naturaleza pecaminosa aún nos dominaba,a las malas pasiones que la ley nos despertaba actuaban en los miembros de nuestro cuerpo, y dábamos fruto para muerte.