10 Rut se inclinó hacia la tierra, se postró sobre su rostro y exclamó:—¿Cómo es que le he caído tan bien a usted, hasta el punto de fijarse en mí, siendo solo una extranjera?