30 Ante esa calma se alegraron,y Dios los llevó al puerto anhelado.