24 De tanto ayunar me tiemblan las rodillas;la piel se me pega a los huesos.