7 ¡Ya puedes, alma mía, estar tranquila,que el SEÑOR ha sido bueno contigo!