64 Enséñame, SEÑOR, tus decretos;¡la tierra está llena de tu gran amor!