8 En ti, SEÑOR Soberano, tengo puestos los ojos;en ti busco refugio; no dejes que me maten.