42 Los desmenucé. Parecían polvo disperso por el viento.¡Los pisoteéa como al lodo de las calles!