8 El SEÑOR es la fortaleza de su pueblo,y un baluarte de salvación para su ungido.