9 La voz del SEÑOR retuerce los roblesay deja desnudos los bosques;en su templo todos gritan: «¡Gloria!»