8 Me agrada, Dios mío, hacer tu voluntad;tu ley la llevo dentro de mí».