9 A ti, fortaleza mía, vuelvo los ojos,pues tú, oh Dios, eres mi protector.